GUILLERMINA

En el Restaurante Guillermina del Hotel The Pavilions en Madrid podrás encontrar los mejores ingredientes locales para degustar platos realmente a la altura de este aclamado hotel. Un sitio para aquellos que buscan un ejemplo de riqueza de sabores en un espacio muy especial, decorado con obras de arte de primer nivel, que ofrece alta cocina mediterránea con originales toques asiáticos.

Solo los grandes restaurantes del Madrid más cosmopolita pueden presumir de ofrecer alta cocina fusión en un entorno de película de Hollywood. Y, Guillermina The Pavilions Madrid ¡es uno de ellos! Se encuentra situado en el número 3 de la discreta calle Amador de los Ríos.

Coqueto y sofisticado, Guillermina se erige en pleno lobby del hotel The Pavilions Madrid. Un discreto y artístico hotel que emula a una verdadera galería de arte, y que invita a sus clientes a pasar largas horas de su estancia, observando cada uno de los cuadros y esculturas que alberga en su interior. Para ello, este restaurante con aires vanguardistas se asienta como propuestas culinaria para aquellas mentes con sabor novedoso.

Con luz natural gracias a sus enormes ventanales que yacen en el techo de Guillermina, los comensales pueden disfrutar de un entorno exquisito al son de saborear una carta, para el almuerzo o cena, dividida en entrantes para compartir, principales, o si lo prefieren, de un menú degustación, que permite al paladar dar un gentil paseo por los platos más destacados de este excelente restaurante.

En los entrantes despuntan proposiciones tales como, el pulpo con aliño thai, kimchi, y aceite verde; las anchoas de santoña con tosta y tomate; o, el mousse de higaditos de pato, acompañados con pan crujiente para disfrutar de su salsa. ¡Pero, no todo queda aquí! y es que también podrás deleitar de tantas unidades desees, de ostras guillardeu al natural; el tiradito de corvina con lima, piparras, y condimento japonés; o, el tartar de toro con wasabi, yema de huevo, y sésamo.

A pesar de la corta vida del restaurante y del hotel, Guillermina ya ha calado en lo más difícil: con los platos más conocidos de la capital, como son la ensaladilla rusa y, más recientemente, el steak tartar. En ambos se huelen y saborean esos viajes personales de Salazar: su ensaladilla es de centollo con mahonesa de marisco y txangurro; y el steak tartar lo acompaña con tupinambo (un tubérculo también llamado alcachofa de Jerusalén) y lo aliña con sabores coreanos.

En los segundos, o también principales para compartir, sobresalen la lubina al curry de calabaza, col, y huevas de trufa; que sin duda, están para ¡chuparse los dedos! El pollo a baja temperatura con hummus, quinoa, y verduras; o el huevo 66º, con puré de raíces, setas, jamón y piñones. Todo un manjar que hipnotiza a los cinco sentidos.

En el apartado de postres, son varias las propuestas reposteras que podrás encontrar, pero no puedes eludir, si por Guillermina acudes, de su clásico chocolate toffe con sal y aceite de olive, la fusión del dulce con el salado, que sin duda se convierte en un éxito junto al café.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s